한국어 English 日本語 中文 Deutsch Español हिन्दी Tiếng Việt Português Русский Iniciar sesiónUnirse

Iniciar sesión

¡Bienvenidos!

Gracias por visitar la página web de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial.

Puede entrar para acceder al Área Exclusiva para Miembros de la página web.
Iniciar sesión
ID
Password

¿Olvidó su contraseña? / Unirse

Corea

La Fiesta de las Trompetas y el Día de Expiación 2012

  • País | Corea
  • Fecha | Septiembre 25, 2012
Los israelitas que se emanciparon de Egipto recorrieron el camino del desierto. Dios llamó a Moisés al monte Sinaí para dar las leyes necesarias al pueblo. Después que Moisés ayunara cuarentas días, descendió del monte con los diez mandamientos que fueron escritos por Dios mismo.

Por otro lado, los israelitas al pie del monte pensaban que Moisés había muerto, viendo que Moisés tardaba mucho en descender del monte. Entonces hicieron un ídolo en forma de becerro y lo adoraron, viendo que necesitaban dioses que fueran delante de ellos. Al descender del monte Sinaí, Moisés vio esto y arrojó por tierra las tablas y las quebró. Tres mil personas murieron por la ira de Dios.

Los israelitas se apenaron profundamente por su conducta, y se arrepintieron delante de Dios con un corazón sincero. Como resultado del arrepentimiento, Dios les concedió nuevamente los diez mandamientos. El hecho de que Dios les diera los diez mandamientos por segunda vez, significaba que Dios había perdonado los pecados del pueblo en su gracia.

El décimo día del séptimo mes según el calendario sagrado, Moisés descendió del monte Sinaí con los diez mandamientos dados por segunda vez. Dios fijó este día como el Día de Expiación en el que podían ser perdonados los pecados que el pueblo había cometido durante un año, y mandó celebrar este día por la generaciones venideras. Y también Dios hizo que se tocara la trompeta durante diez días antes del Día de Expiación, para que el pueblo no olvidara sus pecados y se arrepintieran profundamente con un corazón contrito. Ese día era el primer día del séptimo mes según el calendario sagrado, la Fiesta de las Trompetas.


La Fiesta de las Trompetas 2012

ⓒ 2012 WATV
ⓒ 2012 WATV
El 16 de septiembre (el primer día del séptimo mes según el calendario sagrado), en las Iglesias de Dios de todo el mundo se celebró la Fiesta de las Trompetas, que es el inicio de la fiesta de otoño.

La Madre agradeció al Padre por permitirnos guardar la tan esperada fiesta de otoño, que es la última de las tres fiestas, y oró para que toquemos la trompeta que llama al arrepentimiento del mundo entero para que todos puedan recibir la expiación de Dios. Y también suplicó seriamente para que los hijos confesaran todos los pecados que cometieron el el cielo y en la tierra, para poder ir al reino de los cielos llevando el fruto del arrepentimiento con espíritus puros.

El significado más esencial de la Fiesta de las Trompetas es el "arrepentimiento". El Primer Pastor Kim Joo-cheol predicó que lo más necesario para un pecador, lo más urgente en esta época en que se acerca el reino de los cielos, y el propósito de la venida de Jesús, es el "arrepentimiento". Además, explicó la parábola del hijo pródigo (Lc. 15:11-24), diciendo: "Solo cuando nos arrepintamos, podremos regresar a los brazos de los Padres celestiales y al reino de los cielos, nuestra patria". Y continuó: " La persona que se arrepiente completamente puede hacer que otras personas se vuelvan al camino del arrepentimiento, y guiarlos al Padre y a la Madre. Vamos a Samaria y hasta lo último de la tierra y prediquemos el evangelio para guiar al mundo entero al arrepentimiento" (2 Ti. 4:1-5).

Después del culto, la Madre dijo: "Ofrezcamos una oración de arrepentimiento con todo nuestro corazón y con seriedad, durante diez días hasta el Día de Expiación", y bendijo a los hijos del mundo entero para que llevaran frutos arrepintiéndose lo suficiente para estar de pie ante el Padre con una apariencia santa y divina.

Desde este día de la Fiesta de las Trompetas hasta el Día de Expiación, se ofreció el culto de la Semana de Oración del Día de Expiación, en que confesamos nuestros pecados y defectos del pasado en la madrugada y en la noche. Meditando en el significado de la fiesta, los miembros oraron con más fervor y tuvieron un momento para arrepentirse desde lo profundo de su corazón.


El Día de Expiación 2012


ⓒ 2012 WATV
El 25 de septiembre (el décimo día del séptimo mes según el calendario sagrado), llegó el Día de Expiación en el que se prometió la gracia de la expiación. Los miembros que ofrecieron la oración de arrepentimiento con todo su corazón durante diez días, vinieron a Sion con corazones solemnes.

La Madre ofreció la oración de gratitud al Padre por haber establecido la fiesta solemne para los hijos destinados al castigo de la muerte debido a los graves pecados que cometieron el el cielo y en la tierra, y le pidió que oliera el grato olor del arrepentimiento que los hijos ofrecieron sinceramente con el corazón apesadumbrado. Además, animó a los hijos que ofrecieron la oración de arrepentimiento tanto en la madrugada como en la noche, diciendo: "Este día, el Padre nos viste con pureza para guiarnos a los pecadores al reino de los cielos. Ya que todos nuestros pecados son perdonados como prometió, ya no repitamos los pecados sino salvemos al menos un alma con sinceridad, para que nos convirtamos en los hijos de amor que den alegría al Padre".

Con motivo del Día de Expiación, el Primer Pastor Kim Joo-cheol predicó acerca de la voluntad de Dios y de su santo sacrificio escondido en la ceremonia del Día de Expiación del Antiguo Testamento.

En los días del Antiguo Testamento, cuando el pueblo pecaba, ofrecían holocaustos en el templo con corderas o cabras como ofrenda de expiación. El Día de Expiación era el día en el que el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo una vez al año para hacer la expiación. En ese momento, echaban suertes sobre los dos machos cabríos, uno para la ofrenda por el pecado para Dios y el otro por Azazel que representaba al diablo. El sumo sacerdote ponía sobre Azazel todos los pecados del pueblo, que el templo llevaba durante un año, y lo enviaba al desierto. Esto representa que Cristo, el templo, lleva temporalmente los pecados que cometemos en la vida cotidiana, y después los lleva a la fuente del pecado, el diablo, según las reglas de la fiesta (Lv. 16).

El lugar donde finalmente se cumplía la gracia de expiación es "el Lugar Santísimo". El pastor Kim Joo-cheol dijo: "El Lugar Santísimo, en el cual Cristo entró una vez para perdonar a todos los seres humanos, representa a la Madre Jerusalén celestial", y enfatizó: “Siguiendo a Cristo, debemos ir delante de la Madre Jerusalén, la realidad del Lugar Santísimo, para recibir el completo perdón de pecados" (He. 10:19-20, He. 6:17-20, Ap. 21:9-22, Gá. 4:26). Y también puso énfasis en el punto de que no debemos acercarnos al pecado sino guiar a las personas del mundo a Dios Elohim, pensando en el Padre y en la Madre, que son la realidad de la ofrenda de expiación en el altar del holocausto a fin de pagar los pecados de los hijos sin evitar toda clase de sufrimientos.

Los miembros, que se vistieron del nuevo espíritu, determinaron vivir una vida de arrepentimiento salvando almas, y desearon que el camino de la gloria se abra rápido a fin de que todas las personas del mundo puedan venir a la Madre celestial y al arrepentimiento.

ⓒ 2012 WATV

Vídeo de Presentación de la Iglesia
CLOSE